Tiempo de lectura: 3 minutos

 

Los camiones autónomos, la solución que ayudará al sector logístico a estar a la altura del mercado actual y futuro, que demanda una mejora en seguridad, costes y eficiencia.

La conducción autónoma se perfila como una de las promesas para solucionar los retos de la logística del futuro. El mercado global de la tecnología de Camiones Autónomos alcanzará una gran cifra de crecimiento y asentamiento para el año 2030, por lo que los medios de transporte son considerados una de las tendencias más potentes de la logística 4.0. Este tipo de vehículos automatizados y sin conductor lograrán hacer que el transporte de carga sea más seguro, barato y eficiente en la próxima década.

Implementar coches autónomos en la logística de las empresas, será clave para lograr una ventaja estratégica que asegure su competencia en el mercado a largo plazo. Adoptar esta nueva clase de vehículo, será nuestro pase para lograr ser una compañía de vanguardia, que sigue las tendencias del futuro en el presente. Cuando nos lancemos a invertir en estas soluciones 4.0, deberemos elegir la mejor opción de camión autónomo, a la medida de cada empresa y sus necesidades.

Tipos de camiones autónomos que existen

Existen diferentes tipos o niveles de automatización debido a las diferentes políticas y regulaciones de cada país. Las tecnologías aplicadas a estos vehículos son cada vez más sofisticadas y seguras. Esto hace que las opciones de camiones autónomos varíen ampliamente según el grado de intervención humana requerida. Estos tipos son 5 principalmente:

  1. Con asistencia al conductor: esta es una función controlada automáticamente, conocida como control crucero.
  2. Con automatización parcial: en este caso, tanto la dirección como la aceleración y desaceleración, automatizadas. Sin embargo, el conductor puede tomar el control del vehículo cuando sea necesario.
  3. Con automatización condicional: este tipo de vehículo tiene todas las funciones de seguridad críticas automatizadas, aunque el conductor debe intervenir para ciertas situaciones ambientales y de tránsito.
  4. Con alta automatización: este camión está preparado para realizar todas las funciones críticas de seguridad y las condiciones de la carretera para llevar a cabo un viaje completo. Aun así, el conductor debe estar presente en la cabina.
  5. Con automatización completa: este último tipo, podrá llevar el vehículo como un conductor humano, en todos los escenarios y condiciones que se presenten. En este caso, no es necesaria la presencia humana dentro del vehículo.

Impacto de la aplicación de camiones automáticos

En los dos primeros tipos o niveles de automatización, se incluyen cambios de variables controladas por el robot y otros por el humano. En el tercer estadio, encontramos una automatización más intensa, pues la conducción en carretera más consistente es completamente automática.

El cambio dentro del transporte es mayor cuando observamos el cuarto nivel, en el cual el vehículo ya puede funcionar completamente sólo en todos los escenarios, a pesar de necesitar la presencia continua del conductor. El último nivel de automatización, es también el más futurista, pues el conductor no estaría presente y el vehículo se manejaría por completo de forma automática.

Un reciente artículo del Times, predice que la automatización podría hacer desaparecer más de 1.7mill de empleos de conducción de camiones en la próxima década, sólo en Estados Unidos. Sin embargo, este cambio prevé ser regularizado y progresivo, por lo que dará tiempo a estos trabajadores a reconducir sus habilidades para supervisar el funcionamiento de estos camiones automáticos.

Además, en el caso de España, los vehículos automáticos darán respuesta a una problemática logística: la escasez de camioneros y transportistas. La automatización de estos medios de transporte, será clave para hacer frente a la enorme demanda, provocada por el imparable aumento del eCommerce.

Ventajas de los camiones autónomos

Las ventajas más destacadas que proporciona el uso de los camiones autónomos en la logística, son:

  • Logra reducir los costes: los camiones autónomos llevan a cabo rutas más eficientes y sin errores, al conducirse de forma automática. Los costes que ahorra este tipo de medio de transporte, pueden llegar a alcanzar el 45%, según un artículo de la revista Coche Global.
  • Disminuye las emisiones de efecto invernadero: los envíos, al realizarse de forma más rápida y eficiente, se podrán efectuar más expediciones en menos kilómetros.
  • Aumento de seguridad por carretera: la automatización de la conducción, elimina los riesgos que trae consigo el factor humano, responsable del 90% de los accidentes de tráfico.

En definitiva, los beneficios que aporta esta solución en tendencia, podrían ayudar a superar el mayor reto del sector logístico: transformarse en 4.0. para hacer frente a la enorme demanda actual y la falta de conductores. Pero, ¿es realmente una solución? el futuro nos dará la respuesta.