La invención y el uso de drones han supuesto un cambio sustancial en la forma de ver la vida y los negocios. Las posibilidades que ofrece un dron están haciendo que la logística 4.0 se vea como una gran alternativa de futuro y, en muchos casos, de presente.

Los vehículos aéreos no tripulados, UAV en siglas inglesas, supondrán un punto de inflexión en la distribución logística aplicada al e-commerce.

Una logística 4.0

Los UAV serán de vital importancia en muchos aspectos de distribución y logística por suponer un extra de accesibilidad, comodidad y rapidez. En cuanto se establezca un sistema eficaz y regulado para la entrega de mercancías mediante drones, no hay duda de que las empresas optarán por esta tecnología.

El problema son los aspectos legales y burocráticos, ya que van unos pasos por detrás de los avances tecnológicos que experimenta la sociedad.

Parece que la Unión Europea ha tomado conciencia y ya se está trabajando en articular y estandarizar una legislación para el uso de drones en el territorio. Se espera que podría estar implementándose ya en este 2019.

¿Qué ventajas ofrecen los UAV en logística?

Son muchas las ventajas que ofrecen los UAV, empezando por la capacidad de descongestionar el tráfico por tierra. Podrían quitar de la circulación por carretera muchos vehículos de reparto, ya que vuelan a una altura alrededor de los 100 metros. Además y debido a que no se emplearían vehículos impulsados por combustibles fósiles, veríamos una reducción de la contaminación.

Por su tamaño y condición, pueden acceder a cualquier espacio, ofreciendo un servicio de entrega de mercancía de maximiza eficacia. Esto supone una importante reducción de costes gracias al menor tiempo y el ahorro en mano de obra humana.

¿Y los inconvenientes?

No aparecen obstáculos que vayan a frenar el avance del dron en la logística, a pesar de los retos de su introducción en el sector.

La descongestión del tráfico terrestre implicará una congestión en el tráfico aéreo. Esto hará imprescindible una mayor planificación en creación de rutas e itinerarios para la nueva metodología de distribución. Además, será necesaria la creación e implementación de todo un sistema basado en el uso de UAVs, lo que tendrá un elevado coste inicial.

A pesar de todo, los expertos apuntan a que en diez años será la distribución predominante del e-commerce. Aunque solo el tiempo podrá dictar si su hegemonía será absoluta o convivirá con sistemas más tradicionales de transporte.

¿Son realmente el futuro de la logística?

Hemos señalado las ventajas y los inconvenientes que puede traer el uso predominante del dron a la hora de la distribución logística, y lo cierto es que todo parece señalar que serán una herramienta imprescindible para las empresas a la hora de rentabilizar los repartos y, por ende, sus negocios. No obstante, se presentan obstáculos que serán difíciles de sortear.

El coste de un dron comercial no se asemeja al de un dron convencional que se pueda comprar y usar en casa. La necesidad de poseer unas características especiales para que se pueda emplear profesionalmente sin duda eleva su coste, hecho que supone un hándicap en los comienzos de cualquier empresa que opte por esta tecnología.

Por otro lado, la regulación actual que rige el uso de drones es posiblemente el escollo más importante al que se enfrenta. La legislación vigente depende en gran medida de cómo cada país quiere gestionar su espacio aéreo, y si a ello se suma que se trata de asuntos profesionales y comerciales, la dificultad aumenta aún más.

En Europa y España emplear un dron para transportar mercancías requiere el registro en la AESA, poseer un certificado como piloto y tener además un seguro de responsabilidad civil; y eso sin contar que no podrás volarlo de noche ni por espacios aéreos controlados.

La implementación del uso de drones en la logística de las empresas implica afrontar grandes retos, que permitirán a las empresas entrar en una logística 4.0.