Tiempo de lectura: 3 minutos

Tecnología, ¿cuál escoger?  

Actualmente, vivimos una época de muchos estímulos por nuevos productos, nuevas necesidades, nuevos servicios y nuevos modelos de negocio. En definitiva, un mundo en constante cambio, un cambio cada vez más rápido, en aspectos políticos, sociales, o empresariales. La tecnología es sin duda uno de los motores que impulsan estos cambios. Por este motivo, las organizaciones se encuentran inmersas en proyectos de transformación digital para acompasar lo más rápido posible sus modelos de negocio a la nueva realidad. 

Pero si queremos ser más concretos: ¿Qué tecnología escoger? ¿Será la ganadora? ¿Me ayudará a crecer? ¿Rentabilizará recursos o perderé una gran cantidad de tiempo y dinero? ¿Cómo me adelanto a mis competidores? 

Lo primero que hay que saber es en qué momento de su evolución tecnología se encuentraPara ello entendamos qué ocurre con la tecnología en el tiempo desde que se crean hasta que son rentables y aplicables.  

Pero antes hay que ir un poco más al detalle y pensar en la tecnología no como algo físico, sino como un concepto. Un ejemplo: 

Pensar en tecnología puede ser pensar en un disco duro de unos materiales, unas capacidades…un almacenamiento concreto, pero en definitiva el concepto es almacenar información.  En su historia hemos pasado por múltiples plataformasen los últimos tiempos hemos pasado de discos de vinilo, cintas, VHS, CD roomdvdbluraypendrive…hasta llegar a la nube. Somos capaces de almacenar muchísima información a un coste extremadamente bajo.  

Imaginad acumular todas vuestras fotografías en discos de 3 y medio, necesitarías un garaje solo para ellos.  

Entonces, cuándo pudimos aplicar estas tecnologías? Cuando eran rentables a pesar de que llevarán varios años inventadas. Placas solares, motores eléctricos, impresoras 3D, coches autónomos, drones, servicios de streaming….todas estas tecnologías comportan una curva de evolución

 

Qué estamos viendo?  

Las capacidades funcionales al principio están muy limitadas, y los costes de esta tecnología muy altos, es el entrono nativo de todas las ideas que están en fase de laboratorio, en los departamentos de I+D, en un garaje donde nace una idea por parte de 2 estudiantes.  

En esta fase la tecnología apenas es capaz de realizar una función definida, ejemplo : físico francés Edmond Becquerel. En 1849construyó la primera célula fotovoltaica que apenas llegaba al 1% de eficiencia.  

Pero entonces llego su punto de inflexión, en España en 2008, comenzaba su boom y por lo tanto era asumible la inversión en esta tecnología para el retorno que ocasionaría, tras años de mejora y evoluciónEn este punto se encuentran los “pioneros tecnológicos” aquellos que detectan la oportunidad y apuestan por ella enseguida, pero eso, es otro tema. 

Tras el punto de inflexión, nos encontramos en un período 2008-2020,  unos 12 años de crecimiento exponencial, todos tenemos cargadores solares de móvil, es cada vez más común ver paneles en fábricas, edificios, vehículos…cada vez son mas eficientes, más potentescada vez es más barata y se habla incluso de colocarlos en buques de mercancías, aviones etc…algunas estimaciones dicen que para 2050 la capacidad solar mundial será 2 o 3 veces la de ahora.   

Por tanto empieza su explosión y expansión de aplicaciones. 

Entonces cuándo invierto?  

Alguno pensará: perfecto entonces esperare a que sean mas baratas y eficientes para instalarlas, si estás dispuesto a esperar, perfecto, pero piensa que si tu negocio depende de estas tecnologías, tus competidores podrían llegar antes.  

Otros dirán: lo realizo antes del punto de inflexión, es una buena idea, pero no te adelantes mucho, puede salirte muy caro adelantarte y corres el riesgo de que tu eficiencia quede comprometida antes de su punto álgido.  

Invierto justo en el punto de inflexión, su correlación calidad-precio es la óptima, me coloca en la vanguardia y tengo la ventaja de golpear primero el mercado. En mi opinión, es una grandísima idea! El problema es saber cuándo esta pasando esto.  

Conclusión 

Bueno el problema entonces no es cual escoger entre varias, si no en qué momento se encuentracompite por tanto, contra sí misma. Ya sea un dron, una impresora 3D, una carretilla eléctrica, un software, un gadget, cualquier tecnología a cualquier nivel pasa por estas fases. Estas fases y el equilibrio entre funciones costos es lo que pone en verdadero valor unas tecnologías sobre otras.  

Se inventa, madura en el tiempo, se vuelve accesible y explota su potencial.  

Así que deberíamos preguntarnos, la relación capacidades costes es la correcta?, es una tecnología de futuro o se ha agotado su funciónTiene capacidades de adaptabilidad al cambio? Es mas sólida que el resto? Tiene mas prestaciones? Podré trabajar sin ella y competir en los mercados? Voy a gestionar mejor mi compañía con ella? Y sobre todo, es su momento? 

No es lo mismo comprarse un patinete eléctrico en 2003, 2010 o en 2020…ni será lo mismo que su homólogo en 2030. Desde el punto de vista empresarial, el concepto es el mismo.