La digitalización del sector del transporte y la logística ha aportado un gran número de ventajas tanto a nivel productivo como de negocio. Se automatizan tareas de almacén, se optimiza la comunicación con clientes, se agilizan operaciones… Pero existe otra gran derivada de todo este nuevo escenario: el Big Data, la cantidad ingente de datos que se generan dentro de la organización, que tiene el potencial de aportar información de gran valor sobre el funcionamiento de la empresa.

De ahí que el uso de sistemas de análisis de datos cobre más importancia para ser más competitivo. El Business Intelligence es hoy en día una herramienta imprescindible a nivel directivo, permitiendo consolidar las diferentes entradas de información, analizarlas en tiempo real y otorgar una imagen precisa del funcionamiento de la empresa. Aunque no todo es tan sencillo.

Si bien existen diferentes soluciones en el mercado para crear una plataforma de Business Intelligence, lo que se suele pasar por alto es la importancia de que esta herramienta proporcione información de valor y que comporte consecuencias positivas en la organización. Sin duda, el reto está en el compromiso por parte de la organización.

Business Intelligence para la toma de decisiones

Es una herramienta que permite disponer a las organizaciones de datos sobre los principales indicadores (KPIs) que intervienen o tienen repercusión directa en los objetivos de una organización.

Su función principal es transformar los datos en información, para que ésta se convierta en conocimiento. Ese conocimiento permite tomar decisiones basadas en datos relevantes, para alcanzar los objetivos previstos.

«El BI transforma los datos en información, para que esta se convierta en conocimiento.»

Una de sus principales ventajas es el acceso en tiempo real del grado de cumplimiento de los objetivos de negocio. Podemos considerarlo como una ‘foto fija’ que permite poner en contexto y agilizar el análisis de situaciones complejas. Siempre con el único fin de identificar el origen de los datos negativos o positivos que permitan tomar decisiones.

Lee ahora nuestro post sobre las 3 grandes ventajas del Business Intelligence

El Talón de Aquiles del Business Intelligence (BI)

Creer que el Business Intelligence es una herramienta que simplemente hay que comprar e instalar, es una equivocación. Si bien facilita de manera drástica la toma de decisiones mediante métricas y KPIs, sin una buena estrategia previa que los defina correctamente, es simplemente una herramienta analítica más.

Según un estudio de la consultora PwC, uno de los principales problemas que tienen muchas organizaciones con el Business Intelligence no es la calidad del software contratado, si no el enfoque estratégico adoptado.

«Las métricas que no miden con precisión los objetivos de la empresa van a provocar que se analicen KPIs que no llevan a ninguna parte» – PwC (Unleashing the true value of business intelligence)*

6 Características que llevarán tu BI a la excelencia

Si estás considerando adoptar una herramienta de Business Intelligence, ten en cuenta que gran parte del éxito de una implementación como ésta estará vinculado a la capacidad que que tengas de definir acciones que prescriban la información del BI. En el mismo estudio de PwC mencionado anteriormente, los autores hacen seis recomendaciones para un buen despliegue de BI. Es interesante ver como, tecnología aparte, la clave está en la estrategia.

fuente: PwC

  1. Alineación estratégica. Es importante que BI y organización hablen el mismo lenguaje. La estrategia empresarial tiene que estar perfectamente reflejada en él. Mismos objetivos, misma filosofía.
  2. Capacidad relacional. Una de las principales ventajas de negocio es que se puedan relacionar las operaciones realizadas con los datos financieros. Así, podrá establecerse una relación causa-efecto que permitirá conocer el valor real y el ROI de las operaciones diarias. Es crucial identificar los indicadores que son consecuencia o anticipan algo.
  3. Monitorización. Es importante a nivel estratégico que los indicadores estén asignados a diferentes responsables. La organización tiene que asegurarse de que cuando dichos indicadores no van según lo previsto, existan personas encargadas de tomar medidas. Se trata de un elemento de apoyo en la capacidad de reacción de la organización.
  4. User Experience (UX). El BI permite la transformación de datos en información, pero convertirla en conocimiento corresponde a los empleados. Por lo tanto, es importante que la experiencia de usuario sea lo más agradable y óptima posible, para facilitar y agilizar el proceso.
  5. Calidad y consistencia. El software escogido debe mostrar solidez y consistencia. Tiene que ser capaz de aportar datos en tiempo real y permitir flexibilidad y estandarización al mismo tiempo.
  6. Capacidad de integración. Debemos entender que para tomar decisiones, muchas veces necesitamos información de fuentes diversas. Si tu BI permite integrar datos de otras fuentes, serán aún más relevantes y reflejarán mejor tu realidad. Esto te ayudará a tomar decisiones más acertadas.

 

La implementación de una plataforma de Business Intelligence

Es clave para la competitividad de hoy en día. Definir indicadores de rendimiento, acciones e involucrar a la organización en la toma de decisiones son puntos claves para el éxito de un BI. Contar con un partner tecnológico que colabore en la implementación y pueda entender tu negocio desde la perspectiva operativa y directiva, también. La suma de estas recomendaciones puede marcar la diferencia en el éxito de un negocio en la era digital.