¿Qué es el Business Intelligence?

El Business Intelligence (BI), según un estudio de PriceWaterhouseCoopers (PwC), es la habilidad de entender los mercados con el fin de tomar decisiones acertadas. Todo ello utilizando procesos, tecnología y aplicaciones que ayudan al análisis de la información.

Pocas organizaciones tienen la disciplina suficiente para focalizar esfuerzos en optimizarsus operaciones. Aquellas que consiguen hacerlo, son las que mejor se adaptan a los cambios de los mercados, consolidándose con mayor rapidez.

La digitalización es el eje sobre el cual la mayoría de empresas están basando su competitividad. En este ámbito destaca el Business Intelligence una herramienta que más valor aporta a la toma de decisiones. ¿Pero cuál es el impacto que genera esta herramienta en el día a día de cualquier organización?

Principales ventajas que aporta el Business Intelligence

  • Sin especulaciones: los números hablan por sí solos. Con datos es más difícil que se tomen decisiones basadas en opiniones o intuiciones. El Business Intelligence permite adoptar decisiones de una forma más argumentada. Esto facilita adoptar estrategias correctas de una forma más rápida.

«Sin información, eres simplemente otra opinión.» – W. Edwards Deming

  • Mejor conocimiento de los clientes: anticiparse es la mejor estrategia. Tener datos históricos de los clientes y/o saber cuáles son sus necesidades, permite anticiparte en sus decisiones, agilizando todo el proceso.

«La mejor publicidad, es la que hacen los clientes satisfechos.» – P. Kotler

  • Optimizar operaciones: una de las principales funcionalidades de los análisis que aporta un sistema de Business Intelligence es la captación de insights de tus operaciones. Analizar lo que no está funcionando como debería, permite sacar el máximo rendimiento a tus operaciones.

«Si tuviera una hora para resolver un problema, utilizaría 55 minutos para analizarlo y 5 para encontrar una solución.»  – A. Einstein

Tan importante es tener datos, como analizarlos correctamente

De poco sirve tener mucho volumen de información sobre tu negocio si no dispones de herramientas y una estrategia previa para analizarla. Muchas compañías se encuentran con problemas similares: intentar monitorizar cientos de datos sin definir primero unos KPIs. Es crucial identificar primero cuáles son los objetivos. Hacer un buen análisis de los objetivos permitirá poder focalizarse posteriormente en los indicadores adecuados.

Otra parte fundamental para sacar el máximo partido a tu BI son los software de gestión, imprescindibles para actuar sobre esos datos. Actualmente la mayoría de ERPs cuentan con este servicio. Un sistema de gestión permite la integración de las diferentes áreas del negocio en una base de datos única, permitiendo la extracción de información operativa sobre el día a día. De esta forma, no solo se consigue que la información esté completamente alineada con el negocio (proporcionando datos significativos), sino que, además, permite tomar decisiones de forma más acertada.

Estas nuevas tecnologías no están limitadas a las grandes corporaciones, son un apoyo para para cualquier empresa que reconozca la importancia de su implementación, y el impacto positivo que tendrá en la optimización de procesos.