Tiempo de lectura: 3 minutos

El sector del transporte y la logística se ve inmerso en una transformación digital a gran escala. Las nuevas tecnologías que se abren paso con la llegada de la industria 4.0, dotan al sector de herramientas para aumentar la productividad y eficiencia de los procesos. Aunque todas las tecnologías tienen una aplicación en el sector, algunas pueden ser más rentable en corto plazo.

IoT

Sin duda, el IoT- Internet of Things, es la tecnología que más impacto ha generado. La capacidad de dotar de «inteligencia» y comunicaciones a cualquier activo industrial (contenedores, camiones e incluso palets), abre la puerta a nueva información. Esto permite a las empresas tener más control, trazabilidad e incluso nuevos modelos de negocio en la cadena logística. La empresa aine.com, por ejemplo, comercializa un dispositivo que acoplado a un contenedor permite su trazabilidad.

Según la consultora Happiest Minds, el despegue del IoT viene dado por el abaratamiento de la tecnología y el aumento de sus prestaciones en los últimos 10 años. Por ejemplo, el coste del hardware de sensores se ha abaratado hasta un 60%, mientras que el coste de procesar la información ha disminuido 60 veces. Sin duda, un escenario propicio para el desarrollo del IoT.

 

Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial (AI) y sus derivadas (machine learning, neuronal networks y deep learning) son tecnologías de análisis. Han multiplicado drásticamente la capacidad de las empresas para obtener información relevante de sus datos. Si bien la AI se menciona generalmente con servicios e industrias orientadas al consumidor, las aplicaciones y su uso en otros departamentos están floreciendo. Por ejemplo, las tecnologías de reconocimiento de facturas son cada vez más sofisticadas. De hecho es posible identificar datos de formatos diferentes en una décima de segundo. Tecnologías como éstas, hacen correr el motor de reconocimiento de facturas de _b first, por ejemplo.

Otro de los casos de usos que estudia actualmente IBM para la inteligencia artificial, es el de una solución para la declaración automática de aduanas. Se basará en el procesamiento del lenguaje natural y las capacidades de autoaprendizaje del aprendizaje profundo. En un futuro, una AI podría ingerir documentos en innumerables formatos, extraer la información relevante y presentar una declaración automática. En caso de encontrar una excepción, un experto en aduanas humano podría revisarla. Sus aportes, así como cada declaración automatizada, proporcionarían nuevos datos para seguir mejorando su rendimiento.

Blockchain

El vocablo más popular consiste en una nueva manera intercambiar datos con el resto del ecosistema industrial. Como explica el experto Mathias Wallgren, a diferencia de los métodos de comunicación actuales como EDI y XML, unidireccionales y con mensajes origen-destino, con blockchain es posible tener flujos de información compartida con transparencia, auditabilidad y visibilidad. Esto eliminaría la necesidad de reconocimientos funcionales, utilizados ampliamente en EDI hoy, para confirmar que una transacción en particular se ha recibido o no.

Además, el uso del blockchain salvaguarda la secuencia de las transacciones en un proceso de negocio particular. Y  cualquier nueva transacción se valida en tiempo real, mediante reglas de contratos inteligentes. Esto reduciría o tal vez eliminaría las excepciones por completo.

En un informe de PwC la consultora apunta que, si bien la tecnología blockchain es indiscutible para un sector como el de la logística, su velocidad de adopción es incierta. Muy conocida es la plataforma que desarrolla Maersk. Veremos de qué manera emergen otras plataformas similares o coexisten muchas a la vez.

Existen más tecnologías de la industria 4.0 que tienen un uso directo en la logística: transporte automatizado, impresión 3D, cloud y edge computing. Un escenario claro de competitividad en el que las empresas del mañana deben tomar ventaja ahora.