Tiempo de lectura: 4 minutos

Las nuevas tecnologías han revolucionado el entorno laboral. No solo asistimos a la eclosión de nuevas profesiones, sino que estamos transformando las existentes. El trabajo ha traspasado las fronteras de la oficina tradicional. Actualmente, debido a la creciente necesidad de adoptar medidas para teletrabajar por tal de garantizar una continuidad en los negocios, el trabajo en remoto se ha vuelto un elemento clave.

De la misma forma que otras modalidades de smart working, el teletrabajo, trabajo a distancia o trabajo remoto no solo permite más flexibilidad en cuanto a la presencia, sino también a los horarios de trabajo. Para los profesionales es cada vez más sencillo coordinar vida laboral y personal, o trabajo y estudios. Pero al mismo tiempo, se genera una dificultad para las empresas: la gestión de equipos remotos.

En el anterior post, contábamos acerca de los requisitos de una empresa para que sus trabajadores puedan teletrabajar. Debido a que muchas empresas se han visto con la necesidad de empezar a trabajar en remoto cuando nunca antes lo habían hecho, recopilamos las claves para trabajar de manera productiva y eficiente sin perder la motivación.

5 Claves para que el teletrabajo sea productivo

1. Disciplina y Hábitos

Teletrabajar desde casa permite mayores libertades que el presencial en una empresa. Pero es recomendable que se afronte con los mismos hábitos que se afronta una actividad fuera del domicilio. Es decir, puede parecer muy cómodo ponerse a trabajar en pijama y con bata, pero lo ideal, tal como comenta José Ramón Ubieto Pardo, profesor colaborador de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación, de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC) es que uno se arregle como si fuera a desplazarse hasta la empresa o compañías para las que trabaja. Tal vez sobren los trajes y las corbatas, pero ducharse, vestirse y desayunar antes de afrontar la tarea generará una mayor predisposición profesional.

2. Contar un un espacio de trabajo

Trabajar en el dormitorio o la cocina no es buena idea. El desorden o la asociación de ideas con otras obligaciones nos pueden desconcentrar. Esta segunda clave dependerá de las dimensiones de la vivienda de cada uno, pero no parece muy productivo afrontar la tarea diaria desde la cama del dormitorio o sobre la mesa del comedor. Si se dispone de alguna habitación extra para teletrabajar será más fácil crear un espacio propio o una pequeña oficina que sea lo más cómoda y privada posible, comenta Alberto Gavilán, director de RRHH de Adecco Staffing.. Hay que tener en cuenta que en ese espacio se van a pasar un buen número de horas y ese lugar permitirá que uno evite distracciones particulares que repercutan en la labor diaria.

3. Horarios Estables

Marcarse unos horarios y hábitos estrictos es otra cuestión básica para establecer una rutina diaria al teletrabajar. En este sentido, es recomendable poner el despertador con tiempo, ducharse y desayunar antes de empezar. Igual que si tuviéramos que salir de casa. La disciplina, tal como comenta Ubieto, también se impone en cuanto a la hora del inicio de trabajo, ya que será crucial para poder planificar con antelación las tareas y gestiones que se deben encarar cada día. Cualquier relajación en los horarios puede suponer una pérdida de productividad, por mucha pereza que pueda uno tener antes de ponerse manos a la obra. Lo mismo ocurre cuando el trabajador debe terminar su actividad diaria y, de esta manera, evitar en incurrir en muchas más horas dedicadas al trabajo que si se desplazarse hasta la oficina o empresa.

4. Socializar y Descansar

Mantener el contacto con los compañeros. Aunque no los veamos a diario, hay muchas maneras de tener una relación fluida con los compañeros: quedar para comer, hablar por las redes sociales, trabajar presencialmente algunos días, etc. Hacer pequeñas pausas para comer o estirar los músculos también es una práctica recomendable. Al teletrabajar, las contracturas pueden aparecer si estamos mucho rato en la misma posición. Igualmente, tenemos derecho a parar durante unos minutos para coger fuerzas. Y aunque socializar en su justa medida es bueno, debemos limitar el uso de las redes sociales ya que, cuando trabajamos solos y desde casa, la tentación de consultar las redes sociales es mayor.

5. Ejercicio Regular

No llevar una vida sedentaria. Si trabajamos desde casa y además salimos poco a la calle, estamos expuestos a problemas de salud. Así pues, antes o después de trabajar, márcate como objetivo hacer ejercicio. No somos conscientes de hasta qué punto nuestra mente depende de los pasos que damos para ir a la oficina. Es esencial que compensemos ese esfuerzo y hagamos aunque sea una pequeña rutina de 15 minutos diariamente.

¿Estás preparado para Teletrabajar?

Tener en cuenta estos hábitos y seguirlos de manera constante nos va a aportar muchos beneficios tanto mentales como físicos para afrontar la jornada laboral de manera más productiva.. Con estos consejos puedes poner un poco de orden a tu cuerpo y mente, lo que te agradecerán estando más concentrado en tu trabajo. Otro factor importante es disponer de herramientas para el trabajo en remoto y espacios para el desempeño del trabajo colaborativo y de los objetivos. Si todavía ni dispones de ellas, contacta con nosotros para que te informemos de las herramientas existentes.